viernes, 14 de mayo de 2010

La Casa de Las Algas

No creo que a nadie le sorprenda que lo que hacen estos señores me encante... una especie de euskalifornia. Buen gusto, nivel y grandes dosis de diversión.

orain:56 la casa de las algas from debolex films on Vimeo.



Ver más en La Casa de Las Algas.

Un saludo.
Eduardo.

4 comentarios:

Aitor dijo...

Que recuerdos con los "plankings", se acuerdan? quien no tuvo un pedazo de madera con la punta hacia arriba y se lo pasaba pipa en la orilla?
Gora EuskoSoul!

lacasadelasalgas dijo...

Muchas gracias por el post!! Nos hace felices que os guste lo que hacemos... porque nos encanta compartirlo con todos.
Abrazos!

Aitor dijo...

Eso si, imagino que el T. Wegener deberá de tener algún tipo de acuerdo con el gobierno Australiano para ir repoblando los bosque de Paulonia, si no, a este paso los va a dejar más pelados que una gamba en la feria de abril.
Referente a lo que hablaban en el video de los viajes, creo que hoy en día, con lo globalizado y masificado que está el surfing, estoy seguro que cualquier viaje a algún destino no "mítico", al final sale mucho más rentable en cuanto a satisfacciones, que el típico viaje a Bali, para luego estar frustrado en Uluwatu o Bingin con 150 tios en el agua, todos mejores que tu.
Eso si, la retina del surfero tiene un arduo trabajo en superar imágenes como la izquierda de Ulu al comienzo de "The Morning of the Earth" o en "Ulu 32", y seguiremos teniendola como meca a intentar surfearla aunque sea una vez en la vida, por lo menos en mi caso.

Un saludo,

Eduardo Panadero dijo...

lacasadelasalgas: espero que lo sigais haciendo y compartiendo mucho tiempo.

Aitor: creo que ya lo he comentado... mi primer contacto de deslizamiento con el mar fue con esas tablas... me trae buenos recuerdos.
Además, respondiendo a un tema que ya has comentado un par de veces, a mi también me parece una idea cojonuda lo de organizar un encuentro con viejas y actuales tablas (ver, cambiar, vender)... pero tendríamos que verlo bien para que no se unan los cuatro amigos de siempre, que ya nos conocemos las tablas, jaja